P1020552-001

Un cine en Madrid crea la “sesión lactancia”

¡¡Qué iniciativa más genial!! El centro comercial “La Vaguada” de Madrid www.enlavaguada.com ha puesto en marcha la Sesión Teta, una iniciativa para que las madres, padres y acompañantes puedan ir al cine con sus bebés todos los martes a las 11:30 horas.

Para ello han adaptado el sonido y la temperatura para que no sean incómodos para los más pequeños. Un detallazo, y es que a veces el volumen es exagerado y uno se congela en según que salas…. Recuerdo un día que fui al cine embarazada de mi hijo y tuve que salir porque el sonido era tan alto que ¡¡el peque se asustó en la barriga!! Pegó un salto que sentí que si hubiera podido habría salido corriendo de allí :)

Además de adaptar el entorno, se sobreentiende que con peques es imposible mantener la sala en silencio y se puede entrar y salir, y moverse por la sala si es necesario.

Esta iniciativa la ha promovido una enfermera de un centro de salud de la zona que lleva un grupo de lactancia y se puso en contacto con varios cines para plantearles la idea.

Una iniciativa fantástica. ¡Gracias!

 

mama durmiendo

Necesito unas vacaciones…

Es lunes, los peques no quieren ir al cole, ayer no se acostaron cuando me hubiera gustado idealmente…

La semana pasada mi hija tuvo la gripe y estuvo en casa sin salir, (y yo con ella), el finde hacía tanto viento y frío que decidimos pasarlo también en casa.

Y me doy cuenta que necesito unas vacaciones…

Es duro reconocerlo, me encanta jugar y estar con mis hijos, pero mi niña interior ha gritado para que la escuche… “!YA!

Quiero levantarme tarde, hacer la siesta, leer un libro… Me siento culpable cuando me pongo a leer el sábado por la tarde… “mamá, ¿dónde está mi espada?”, “mamá, ¿juegas conmigo?”, “mamá, ¿me acompañas al baño?, “mamá,…” ¡Yo sólo os pido que me dejéis leer un ratito!

No es posible.

¿Cómo lo va a ser si nunca lo haces? ¿Si normalmente estás disponible?

Y me sabe mal porque mis hijos no tienen ninguna culpa, ellos no hacen nada distinto de lo habitual, soy yo, que no sé por qué razón he llegado a un tope.

No tengo paciencia.

Cualquier chorrada me exaspera… Tener que discutir para que entren en la bañera, o para que se pongan el pijama, me saca de mis casillas. Me controlo, pero lo siento dentro, esa violencia…

Mamá… ¡Se han quemado las lentejas! ¿Qué cenamos? No hay nada más en la nevera? Los calamares están pasados… Pues un bol de cereales y a la cama. Es tardísimo, mañana hay cole… pero calentar las lentejas al fuego mientras bañas al peque no es buena idea… La casa huele a quemado.

Y mis hijos no tienen ninguna culpa. No entienden. Intentan ayudar, notan que mamá está al límite, pero no son ellos, soy yo… que…

Necesito unas vacaciones…

ikea y navidad3

¿Cómo cumplir con “la otra carta”…?

El vídeo de IKEA “La otra carta de Navidad” nos ha tocado mucho… (para quienes no lo hayan visto, allí va…)

A raíz de ello pensé, vale, pero… ¿Cómo lo ponemos en práctica?

Leí un artículo de cómo buscar fórmulas flexibles que permitan trabajar y a la vez cuidar de la familia. Me frustró ver que básicamente eran IMPOSIBLES como: tener un trabajo donde hacer teletrabajo, cambiar de vivienda para estar cerca del cole, y del trabajo, contratar personal externo para las tareas domésticas, y bla bla bla…

Tengo 3 hijos, un trabajo, un sueldo que no me permite contratar a alguien que limpie por mí y el deseo y la frustración de no poder jugar con mis hijos tanto como me gustaría.

Así que he decidido haceros unas propuestas más concretas, que quizás no os convencerán o quizás sí, y estoy abierta a que me hagáis las vuestras, a ver si entre todos y todas empezamos un 2015 disfrutando más de los nuestros…

  1. Se pueden hacer las tareas domésticas con los hijos de una forma amena. Está claro que no todos los días, pero a menudo ponemos el piñón fijo y ni pensamos en hacerlo…

o Podemos ir a comprar y que ellos tengan que ir buscando las cosas y trayéndolas al carro, o podemos jugar a que uno es el caballo con un carro (pasando el mango de la cesta por la cintura) y otro de los hijos va poniendo las cosas dentro… Es más lento pero también más ameno.

o Nos pueden ayudar en la cocina (a cortar champiñones, a poner la salsa, a rallar el tomate, a limpiar los calamares, a batir los huevos, etc.)

o Podemos darles un trapo para que quiten el polvo después de echar el producto nosotros… (les encanta!) O limpiar los cristales (eso sí que es trabajo doble )

  1. Recuerdo la frase de “más vale poco y bueno que mucho”. Cuando yo era pequeña mi padre trabajaba hasta tarde, llegaba justo antes de que nos acostáramos, pero aunque estuviera cansado siempre tenía 15 minutos para nosotros. Nos hacía cosquillas, jugábamos al escondite, o nos leía un cuento. Y de mayor me he dado cuenta de que eso es realmente estar disponible. Eso sí, cuando estemos, el teléfono debe apagarse y no pensar en nada más que en jugar, ¡dejémonos llevar!
  1. Hay veces que alguno de mis hijos me pide “mamá juegas conmigo?” y yo respondo, “sí, acabo esto y voy” y el “esto” se transforma en el “aquello” y en “lo de más allá”. Hay montones de cosas que me lío a hacer que realmente no son necesarias (¿esa lavadora hacía falta ponerla en ese preciso instante?, y ¿Ese email/whapp/llamada lo tenía que responder realmente en ese preciso instante? Y… Si coges el hábito de preguntarte un segundo si es realmente necesario hacer “ESO” o si puede esperar, a menudo nos damos cuenta que no hay nada TAAAN urgente…
  1. El fin de semana a veces tenemos tantos planes que parece que tengamos la agenda de un político. No es necesario. A veces, simplemente jugar en casa, pintar con ellos, hacer una manualidad, etc. les parecerá mucho más divertido que el espectáculo o el chiquipark de turno. Porque lo hacemos juntos. ¡Y además es mucho más económico!
  1. Como madre de tres hijos me he propuesto hace un tiempo intentar pasar un rato con cada uno de ellos (a la semana) en exclusiva. De hecho, me he dado cuenta que no tiene por qué ser toda la tarde, con 45’es suficiente. Me voy a la biblioteca, a merendar o al parque, y es fantástico.
  1. Antes de acostarse, hacerles un masaje, leerles un cuento o contarles algo que nos ha pasado en el día puede ser genial.
  1. Intentar desayunar, comer o cenar juntos. Sin prisas, donde podamos contarnos lo que queremos hacer o hemos hecho, como nos hemos sentido., etc.
  1. Por último, aceptar que no somos superwomans ni supermans, que no siempre se puede llegar a todo, aunque si lo intentamos y ponemos la intención ¡¡ya es mucho!!

FELICES FIESTAS Y OS DESEO UN 2015 REPLETO DE BUENOS MOMENTOS!!!

psdres_en_la_cama_con_bebe_439x641

No quiero que mi bebé se acostumbre…

El otro día me contactó una mamá con un bebé de 3 semanas preocupada porque afirmaba que no lograba que durmiera. Después de un rato hablando descubrí que de hecho, no lograba que durmiera en su cuna. Y eso, ¿a cuántos nos ha pasado? A muchas y muchos de nosotros. Muchísimos bebés necesitan el contacto, la seguridad del pecho de sus padres para poder dormirse, pero a menudo, aunque nos apetece y nuestro instinto nos guía a tenerlo en brazos, nos reprimimos porque “no queremos que se acostumbre”. ¿A cuántas familias les he oído decir lo mismo?

Un bebé al que se le tranquiliza y da seguridad descubrirá la independencia por sí mismo. Durante los primeros meses de vida, el bebé necesita del contacto de sus padres. Más adelante, encontrará otros modos para tranquilizarse y descubrir el mundo. Es una inversión de futuro, os lo digo por experiencia.

Un recién nacido no tiene caprichos, tiene necesidades. Con demasiada frecuencia nos olvidamos que un bebé no tiene el mismo comportamiento que un niño o niña de 4 años, que le es imposible (madurativamente hablando) manipular o chantajear.

Por otro lado, hay que buscar maneras para poder llevarlo a cabo sin sentir que estamos sacrificando algo. ¿Qué sientes que no puedes hacer nada porque tienes a tu bebé todo el día en brazos? Pues aprovecha el porteo. Un fular, una bandolera o una mochila ergonómica te pueden dar una libertad que ni imaginas…

3518_Sleepy_wrap_gris bandolera_neobulle_sacha_1

Que si tenemos el bebé en brazos o en nuestra cama somos incapaces de dormir, pues echa mano a la inventiva: Podemos poner una barrera en la cama, o la cuna en sidecar, o la pareja se puede ir a dormir temporalmente a otro sitio (al menos descansará y la mamá y el bebé también), o podemos poner un colchón en el suelo, o… ¡Hay un montón de cosas que se pueden hacer!

cuna sidecar1 barrera cama 2639-nikidom-cuna-portatil-nido-baby-delight-500x500

Y si sentimos que no es sólo un tema de contacto, de cercanía, pues busquemos qué le pasa, porque puede que el bebé tenga algún tipo de dolencia que no se haya detectado todavía: intolerancia alimentaria, que tenga ardor de estómago, regurgitación, piel atópica, etc. ¡Qué sé yo! Recuerdo un vecino que lloraba todo el día pobrecito, sus padres lo llevaron a todo tipo de médicos y todos les decían lo mismo, “su hijo está bien, le está tomando el pelo, es un llorón”, pues fue cerca del año que descubrieron que tenía piel atópica, que le picaba todo el cuerpo pero que al no salirle ronchas no lo habían detectado. Así que ¡NO OS RINDÁIS! Si la medicina alopática no encuentra la causa, buscad en la homeopatía, la osteopatía, los masajes, la reflexología…

Recordad el poder del AHORA, quedaos en el PRESENTE y no dejéis una solución sencilla escaparse por miedo al futuro… Escuchad a vuestro bebé, escucharos.

thalasso bain bebe

El placentero baño del bebé

Sonia Rochel, una auxiliar de Puericultura francesa con 30 años de experiencia, nos demuestra con sus vídeos como se puede hacer para que el baño del bebé sea una experiencia placentera…

En base a su blog os reproduzco a continuación algunos consejos de esta apasionada de la maternidad…

  • NUNCA HAY QUE BAÑAR A UN BEBÉ QUE TENGA HAMBRE. Lo mejor es hacerlo unos 20 o 30 minutos después de que haya comido.
  • Por lo general, los bebés duermen muy bien después del baño, así que aunque se puede hacer en cualquier momento del día, es recomendable hacerlo principalmente por la noche.
  • El baño requiere un cierto tiempo, es decir, que antes de empezar hay que estar seguros de estar disponible, tanto físicamente como mentalmente (importante : tener el teléfono apagado).
  • Hay que prepararlo bien: calentar el baño a unos 34º y dejar todo lo necesario a mano (toalla, ropita, etc.)
  • No se suele plantear pero si el lavabo es suficiente amplio y profundo se puede bañar al bebé recién nacido allí. Si optáis por hacerlo así, tened cuidado de que no se haga daño con el grifo.
  • Podemos poner una suave música que sirva para relajar tanto a la mamá, al papa como al bebé.
  • Dejemos salir el agua a 38º (habrá bajado un grado el tiempo en que desvestimos el bebé).
  • El baño puede empezar. Introducimos el bebé progresivamente, empezad por las piernas, su espalda…
  • Dejaros guiar por vuestro corazón, dejad que vuestras manos le acaricien, lo balanceen suavemente dentro del agua.
  • Si podéis mantener el agua a una buena temperatura, podéis dejar el bebé en el agua entre 5 y 10 minutos (por ejemplo, dejando correr un hilo de agua a 37º).
  • Olvidémonos de los baños rápidos que sólo eran mojar, enjabonar, aclarar y secar.
  • Es mejor evitar el jabón a diario, uno cada dos días es más que suficiente por la salud de su piel.
  • No uséis esponja, el bebé apreciará mucho más el dulce contacto de vuestra mano.
  • Con el agua de la bañera cubrid su cuerpecito y su cabecita a menudo para que no se enfríen. NO PASA NADA SI EL AGUA ENTRA EN SUS OREJAS O SUS OJOS.
  • Al salir del baño, cubridle rápidamente con una toalla suficientemente grande para que se mantenga calentito o calentita.
  • Si llora, tomadlo en brazos, acariciadle y habladle, ya que es importante no estar estresado en este momento.
  • EL BAÑO TENDRÍA QUE SER TAN AGRADABLE DE RECIBIR COMO DE DAR, ASÍ QUE OFRECEROS ESTE PEQUEÑO PLACER.
Articulo0000132

Un cuento genial para entender el nacimiento…

Un cuento lindo, claro, gráfico… Un buen recurso para explicar a los más pequeños como es el proceso del nacimiento. Muy útil para los niños y niñas cuando van a tener un nuevo miembro en la familia.

Nace Eugenia,
” El cuento surge en el seno de la Asociación El Parto Es Nuestro como parte de su proyecto “Descubriendo la Maternidad”, consistente en una serie de talleres para niños acerca de los procesos fisiológicos del embarazo, parto y lactancia. La autora, Candy Tejera, quiere contribuir con este cuento a que los niños estén familiarizados con estos procesos. La ilustradora, Cristina Méndez, tuvo la gran suerte de ilustrarlo estando embarazada de su sengunda hija.”
Mención de Honor por la calidad del texto del IV Concurso de Cuentos Infantiles Ilustrados organizado por la Federación Catalana de Grupos de Apoyo a la Lactancia Materna (FEDECATA).

Si te apetece tenerlo, el precio es muy asequible 13,75€ (más gastos de envío). Puedes mandarle un email a Cristina, la ilustradora, y ella te lo hará llegar! menmart23@hotmail.com

chupete

Para limpiar un chupete, lo mejor es la saliva de los padres

Esta práctica habitual para muchas mamás y papás se ve confirmada en este estudio…

El 7/5/2013 se publicaban diversos artículos en La VANGUARDIA, el PERIÓDICO y otros medios, a raíz de un estudio publicado en la revista Pediatrics (puedes descargártelo en: http://pediatrics.aappublications.org/content/early/2013/04/30/peds.2012-3345). Dicho estudio se basa en una investigación de la Universidad de Göteborg (Suecia) que ha analizado la salud de 184 niños desde el nacimiento hasta los tres años de edad.

Las principales conclusiones son:

  1. Ponerse un chupete en la boca para limpiarlo antes de dárselo a un niño le ayuda a prevenir el asma, el eczema y las reacciones alérgicas en la infancia.
  2. Los padres al hacerlo transmiten a sus hijos muchas de las bacterias que tienen en la boca. Pero estas bacterias, lejos de ser perjudiciales, son beneficiosas para el sistema inmunitario de los niños.
  3. La práctica no eleva el riesgo de que los niños sufran infecciones respiratorias en los primeros seis meses de vida que aquellos a los que se les limpia con agua fría o hirviéndolo

En cambio, cuando un bebé crece en una burbuja de higiene, su sistema inmunitario no recibe los estímulos necesarios para aprender a enfrentarse a antígenos inofensivos. Cuando más adelante se encuentra con este tipo de antígenos, el sistema inmunitario reacciona con una virulencia desproporcionada y puede causar daños en el propio organismo en forma de alergias, asma y otros trastornos atópicos.

“Hemos demostrado que limpiar el chupete de un niño chupándolo, que es algo que muchos padres hacen y que muchas personas piensan que es poco higiénica, no tiene ningún efecto perjudicial”, ha declarado Agnes Wold, directora de la investigación.

“Hay cientos de estudios que demuestran que el ambiente al que un bebé crece en sus primeras semanas y meses de vida determina el desarrollo de su sistema inmunitario. Pero nadie había estudiado hasta ahora algo tan común como la transmisión de bacterias y virus de padres a hijos a través del chupete”, declara Agnes Wold.

La investigadora recuerda que, “a lo largo de la evolución humana, los niños pequeños han estado expuestos a enormes cantidades de virus y bacterias. Si los reducimos drásticamente, como hemos hecho en las últimas décadas, ponemos a nuestro sistema inmunitario en una situación para la que no está bien adaptado”.

papilla cerealees

Dar cereales no alarga el periodo del sueño…

Os adjunto el link al extracto de un estudio http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/2672785 en el que se prueba de forma randomizada que no hay diferencias en el tiempo en que el bebé duerme si antes ha comido una papilla de cererales (arroz en el estudio).

En dicho estudio se analizaron 106 bebés de entre 4 y 21 semanas de edad. A un grupo le dieron papilla antes de dormir y a los otros no. Lo que se pretendía demostrar era si los niños a los que se les daba cereal dormían un periodo de 8 horas seguidas. Al no encontrar diferencias, se cambió la premisa, bajándola a un un periodo de 6 horas de sueño, y tampoco hubo diferencias.

Así que no hay evidencia científica que el bebé vaya a dormir más si toma cereales antes de dormir.

De hecho hay que tener en cuenta que:

  1. Está recomendado por la OMS alimentar exclusivamente con leche los primeros 6 meses para evitar riesgos de alergias, etc. puesto que el sistema digestivo del bebé no es suficiente maduro.
  2. La leche de fórmula es más difícil de digerir, y es por eso que los bebés piden menos frecuentemente que cuando se alimentan con leche materna, pero ello, aunque pueda parecer una ventaja para los padres, no lo es tanto para el sistema digestivo del bebé que debe trabajar más.

Algunos links en inglés que hablan sobre el tema:

I have heard different reviews about putting cereal in the bottle of an infant. Is it safe? by Dr. Alan Greene

Will using formula for the last before-bed feed help my baby sleep better? by Kathy Kuhn, RN, BSN, IBCLC

Will my baby sleep better if I add cereal to her bottle at night? by Jan Barger, RN, MA, IBCLC

Los datos del estudio citado:

Am J Dis Child. 1989 Sep;143(9):1066-8. Links
Infant sleep and bedtime cereal.Macknin ML, Medendorp SV, Maier MC.
Department of Pediatrics, Cleveland Clinic Foundation, OH 44195-5045.

PAPA Y BB

Permiso de lactancia: también lo puede disfrutar la pareja…

Hasta ahora, el permiso de lactancia lo podían coger indistintamente cualquiera de los dos siempre que ambos trabajaran.

La resolución del Ministerio de Hacienda que ha concedido a un funcionario disfrutar del permiso de lactancia, aunque su mujer no trabaje, supone un avance más hacia la conciliación. No es necesario que los dos progenitores trabajen para disfrutar del derecho.

Algo está cambiando en favor de la conciliación. «El permiso de lactancia se plantea ya como un tiempo para el cuidado de los hijos, y no exclusivamente para dar el pecho o el biberón».

Regulación española: El periodo de lactancia está regulado en el Estatuto de los Trabajadores. Hasta que el bebé cumple nueve meses, el padre o la madre, indistintamente, tienen derecho a una hora de ausencia del trabajo, que podrán dividir en dos fracciones, pero que nunca pueden disfrutar de forma simultánea. O bien pueden reducirse media hora al final o principio de la jornada laboral o acumular las horas de lactancia en jornadas completas si lo permite el convenio colectivo o el trabajador lo negocia con la empresa.

Para hacer uso de este derecho, el trabajador tiene que avisar por escrito a la empresa con 15 días de antelación. La empresa no se puede negar.

En el caso de los empleados públicos ese permiso se extiende hasta que el niño cumple un año de edad.