bebe mamant

Nos preparamos para el parto, ¿y si lo hiciéramos también para dar el pecho?

Tan importante como prepararse para el parto, es tener conocimiento sobre lo que viene después. Como doula, a menudo me encuentro con mujeres en post parto que me comentan “tan preparada como estaba para el parto y al final fue como fue, pero nadie me había contado que después ¡puede no ser tan fácil como imaginábamos!”

Por otro lado, si preguntas a una mujer embarazada si quiere dar el pecho, con mucha probabilidad te responderá “sí, si puedo”. Esa falta de confianza en nuestra capacidad de amamantar está muy “normalizada” pero si no desconfiamos en que nuestros riñones, corazón, o hígado puedan funcionar correctamente, ¿Por qué lo hacemos de las mamas?

Aquí van algunos consejos para prepararse para esta etapa tan increíble:

  • Lo mejor es informarse durante el embarazo, conocer los beneficios de la lactancia materna y a ser posible asistir a un grupo de lactancia del barrio, los cuales son gratuitos y en los que las mujeres embarazadas son más que bienvenidas. Allí verás otras mujeres dando el pecho y escucharás sus experiencias, sus dificultades y ¡también las soluciones!

Los grupos de AlbaLactancia son un gran referente: http://albalactanciamaterna.org/grupos/

  • El bebé durante los primeros 90 minutos tras el parto está en estado de “alerta latente” por lo que si se le mantiene piel con piel en un 90% de los casos irá a buscar el pecho por sí mismo y realizará de forma instintiva un buen agarre.pielconpiel_1
  • Lo ideal sería evitar interferencias con el pecho hasta que la lactancia materna esté bien instaurada (evitar chupetes o tetinas de biberón). Si hay que suplementar es mejor hacerlo con la técnica “dedo-jeringa”dedo jeringa amamanta
  • Es fundamental organizar el regreso a casa de manera que tu bebé tenga tu dedicación exclusiva las primeras semanas. Es importante recibir apoyo, ya sea de tu pareja, de algún otro familiar, amigo o persona contratada para ello. Con apoyo no me refiero a que te ayuden con tu bebé, de eso ya te encargas tú. La ayuda que necesitas es con las tareas de la casa, comida, si tienes más hijos, que los vayan a buscar y dejar al colegio, etc.
  • Los recién nacidos suelen pedir mamar muy frecuentemente, y es que la leche materna se digiere muy fácilmente y además su estómago es todavía muy chiquito, así que hazte a la idea de que estará pegadito/a a ti todo el tiempo. El porteo puede ser una gran ayuda, ya que serás más independiente a la vez que atiendes permanentemente a tu bebé.

testimonio3

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>