vicky-standard-img

Testimonio Laura & family

Para nosotros ha sido un verdadero placer que Vicky nos acompañara en esta aventura, ha sido una gran ayuda… En mi caso era el segundo embarazo y tenía claro que quería una doula a mi lado, ha sido como tener un ángel de la guarda, y eso me ha dado mucha confianza y seguridad, me he sentido acompañada, comprendida y respetada en todo momento. Desde el primer momento conectamos muy bien, fue como si fuéramos amigas, como si nos conociéramos desde hacía mucho tiempo.

Decidí dar a luz en casa, Vicky me ayudó con todas las dudas, preparativos, información, me dió contactos (entre otros la fisioterapeuta especializada en suelo pélvico que me ayudó a preparar mi periné para el parto), me prestó libros super interesantes,… Siempre ha estado disponible ante cualquier petición o duda que yo tuviera. La comadrona que me asistió en el parto dijo de ella cuando la conoció que era un encanto, la verdad es que formaron un gran equipo, y supo estar a su servicio en todo momento, cosa que ella le agradeció, también para ella fue una gran ayuda durante el parto. A mí me preparó un baño con velitas durante la dilatación, me daba infusión, me secaba el sudor, me hacía masajes, me animaba… Ella estaba allí, pero sin invadir en ningún momento mi intimidad. Yo necesitaba esa energía femenina… y todo fue bien, se respiraba un ambiente de respeto, amor y silencio que nunca olvidaré. Con esa buena energía llegó al mundo mi pequeña, pude abrazarla y compartir esos momentos mágicos con quien yo quería, todo un privilegio poder vivirlo así. Fue muy emocionante cuando salió la placenta… Vicky y yo nos pusimos a llorar, ahí ya se había acabado de verdad el parto… Le dí las gracias.

Durante el post-parto cada vez que llegaba era como una luz que aparecía en mi casa, con esa alegría y buen rollo que desprende. Me hizo reír, hablamos mucho, compartimos historias, me ayudó con la casa, me preparaba el desayuno, me preparaba todo lo que yo necesitaba para curarme de las molestias del post-parto, me ayudó con la lactancia, me prestó su bandolera para probarla, me acompañó al pediatra y a la comadrona, me hizo conocer terapias que yo no conocía… El último día que nos vimos pudimos compartir todos los que asistimos al parto lo que sentimos, cómo lo vivimos. Fue muy bonito.

Desde aquí animo a todas las mujeres a que sean acompañadas por una doula en estos momentos tan únicos, mágicos e importantes de nuestra vida, que se quedarán para siempre grabados en el alma de cada una de nosotras. Como mujeres creo que debemos acompañarnos, solidarizarnos, ayudarnos. Se puede vivir una experiencia maravillosa… Es importante seguir nuestro instinto, escuchar a nuestro corazón, y entonces todo fluye.
Mil gracias Vicky, nunca te olvidaremos.
Laura & Family
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>